Director Espiritual

Ser Cofrade

Vamos a titular esta reflexión “ser cofrade” que es la pretensión de todos los hermanos que formáis parte de esta institución y además porque incide en lo fundamental vuestro: la identidad (experiencia fundante de la persona) y el sentido propio de la asociación.

Decir “soy cofrade” es referirse a la experiencia personal del sujeto que pronuncia dicha frase y hace referencia a su identidad específica. De entrada, esta identidad de ser cofrade, podemos decir, que se realiza primordialmente en la salida procesional de la Hermandad en su estación de penitencia. Pero, es necesario resaltar que no basta solo con esta “salida“ procesional externa ni basta solo con afirmar vivir una “devoción” especial a la imagen o icono procesional para tener identidad cofrade. Además dicha identidad “cofrade” ha de tener el adjetivo “cristiano” para que pueda ser reconocida como tal en la comunidad eclesial.

Primero, por tanto, para decir “soy  cofrade cristiano” es necesario que se tenga experiencia personal interior de fe que produzca una identidad profunda de adhesión a Cristo, en esta sociedad actual plural y secular. No basta la exterioridad de vestir un hábito nazareno y salir procesionalmente o realizar otros actos litúrgicos públicos. Y para tener experiencia interior cristiana hace falta “interiorizar”.

¿Qué es interiorizar? Darse cuenta que lo fundamental del ser humano va “por dentro”. Supone madurar en un proceso vital que busca descubrir el sentido de vida en el interior de la conciencia personal. Que lo fundamental es “ser” no tanto “poseer” o “tener”. Este “ser” se puede conjugar con “sentir interiormente”, con “amar”, con “gozar o alegrarse” etc. Y  siguiendo la dinámica de la interiorización lo más superficial son los pensamientos o las ideas mentales y desde ahí el camino va hacia el silencio mental y más profundamente es la contemplación.

Y segundo, es necesario tener identidad cristiana. Es decir, darse cuenta del contenido fundamental del mensaje del evangelio y vivirlo como adhesión personal a Cristo que supone conocer y encarnar en la vida personal los valores del evangelio de Jesús como Buena Noticia: Que llega el Reino de Dios a la  ida personal y comunitaria.

Todo esto es un proceso, una dinámica. Pero es necesario “entrar” en esta dinámica de maduración personal mediante la interiorización y la identidad cristiana por el conocimiento del evangelio de Jesús.

Marcelino Sánchez Vázquez, S.J.

Horarios Especiales de Misas y Despacho Parroquial en Agosto

Por intervenciones de mejoras y mantenimiento el Templo permanecerá cerrado en el mes de Agosto. Los horarios de Misas y Despacho en la Parroquia durante ese periodo serán los siguientes:

Misas – Sábado a las 20:00 horas y Domingo a las 11:00 horas, en los Salones Parroquiales.

La misa de diario se traslada al horario habitual en la Parroquia del Inmaculado Corazón de María a las 20:00 horas.

Despacho Parroquial – Sábado a las 18:00 a 20:00 horas.

Horarios de Despacho y Archivo Parroquial

  • Miércoles y Jueves de 17 a 19 horas.
  • En Verano (desde final de Mayo a final de Octubre) de 18 a 20 horas.

Para cualquier otro asunto de interés personal, pueden ponerse en contacto en el teléfono 620129400.

Horario de Misas

  • De Martes a Sábado. Horario general – 19:00 horas. Horario de Verano (desde final de Mayo a final de Octubre) – 20:00 horas.
  • Domingos. 11:00 horas.