El Tiempo pasa, el Amor permanece

1060

La historia de nuestra Hermandad no se entenderá nunca sin la acción directa de nuestro querido Fray Carlos Amigo Vallejo. Gracias a su labor, unido al de aquellos primeros Hermanos de nuestra Corporación y el tesón de Antonio Olmo, tenemos hoy una Hermandad de Penitencia en Torreblanca.

Aquello rompió los cánones establecidos dentro de las Cofradías sevillanas, una Hermandad de Penitencia en un lugar alejado del Casco Histórico, sin hacer Estación de Penitencia a la Santa Iglesia Catedral, una Hermandad por y para el barrio. Una Hermandad que fuera el centro de amor al Señor Cautivo y a la Virgen de los Dolores en Torreblanca,

Jamás faltó un Sábado de Pasión para presidir la salida de Nuestros Titulares, su última visita fue el Domingo 13 de Septiembre del año 2020 para presidir la Solemne Función a María Santísima de los Dolores.

“El tiempo pasa pero el amor permanece”, en esa frase se resume la última Homilía que nos dirigió. Presente en los momentos claves de nuestra historia, como el día en el que el Señor Cautivo presidió el Vía+Crucis de las Hermandades, en cuya previa, nos hizo entrega de la moneda que se acuñó en conmemoración del XXV aniversario de su pontificado en Sevilla y una Cruz Pectoral que desde entonces porta María Santísima de los Dolores en su mano cada Sábado de Pasión.

“La nostalgia nos lleva a la tristeza”, en aquella Homilía nos alentaba igualmente a dar gracias a Dios por el pasado, pero mirando al futuro con el ejemplo de las personas que hicieron posible los inicios de la Hermandad.

Y para el futuro, nos pedía tener siempre esperanza para seguir creciendo, decía: “El futuro hay que verlo con esperanza, buscando siempre la realidad del bien”.

Siempre quedará en nuestros corazones, en aquellos que tuvieron la suerte de trabajar con Él e incluso de gozar de su amistad y en aquellos que escucharán hablar de su labor pero que no han tenido la suerte de conocerlo. Siempre recordaremos su  cercanía con los pequeños Nazarenos que se acercaban junto a sus padres para recibir su bendición, en las bellas palabras de aliento y consuelo que tenía para los Costaleros en la primera levantá antes de la salida, en su eterna sonrisa en cada visita para dirigirse a nuestro barrio, porque como Él mismo se encargaba de decir “Yo soy uno de los vuestros y Torreblanca siempre estará en mi corazón”

Elevamos nuestra Oración a Nuestro Padre Jesús Cautivo ante Pilato, María Santísima de los Dolores y San Antonio de Padua por el eterno descanso de nuestro Hermano Carlos Amigo Vallejo, Cardenal Arzobispo Emérito de Sevilla.

Dale Señor el Descanso Eterno y brille para Él la Luz Perpetua. DEP.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.