María Santísima de los Dolores

Fue realizada por José María Gamero Viñau en el año 1988.

Es una talla de las llamadas de candelero, esculpidas solo en cabeza y manos, utilizándose para su realización madera de cedro, siendo el candelero en pino de Flandes.

Tiene una altura de 1,70 cm., resbalando por sus mejillas cinco lágrimas, dos en la derecha y tres en la izquierda, teniendo tallados lengua y dientes, siendo postizas sus pestañas.

La imagen se mantiene en una postura erguida, inclinando su cabeza levemente hacia adelante y mostrando una mirada baja, es una dolorosa de la escuela moderna, donde se describe el dolor de una madre ante el martirio que sufre su Hijo.

La imagen se restauró en el año 2008 por su mismo autor, quién la interviene en labores de estucado y policromía del rostro y manos, del mismo modo se le añadió una pieza de sujeción metálica al candelero.

La Virgen de los Dolores fue adquirida por el Rvdo. Padre D. Antonio Olmo Civanto, S.J. siendo bendecida el 7 de Octubre de 1988.