Paso Misterio

NUESTRO PADRE JESÚS CAUTIVO ANTE PILATO

El paso de misterio de Nuestro Padre Jesús Cautivo ante Pilato, representa el momento en el que el prefecto le pregunta a Jesús si Él, es Rey de los Judíos según está recogido en el Evangelio de Juan 18, 28-38.  En la escena se puede ver al Señor Cautivo en presencia de Poncio Pilato, situándose tras éstos el centurión romano que conversa con un sacerdote judío que porta un pergamino; en la separación del palacio del gobernador y el exterior. Completando la escena asiste un esclavo que porta la soga para trasladar a Jesús.

Las imágenes secundarias se deben a la gubia de nuestro hermano D. Juan Antonio Blanco Ramos que las realiza a finales del año 2004 para estrenarse el Sábado de Pasión de 2005. La imagen del gobernador, el centurión romano y la del esclavo son de talla completa, siendo anatomizadas las dos primeras, mientras que la del sacerdote judío se encuentra tallada en cabeza y manos.

La escena se desarrolla en el interior del palacio del gobernador, quedando el espacio delimitado por dos columnas, de este modo tanto Pilato como el centurión permanecen en la delantera del paso, estando el sacerdote y el esclavo en lo que sería el exterior de la casa, es decir, detrás de las columnas, porque como ya comenzaba a amanecer, los judíos no podían entrar en el palacio, pues de lo contrario faltarían a las leyes sobre la pureza ritual y entonces no podrían comer la cena de Pascua.

Los ropajes de todas las imágenes fueron estrenados en el año 2015, siendo realizados en el taller de D. José Antonio Grande de León, sustituyendo a las realizadas por un grupo de Hermanas con ocasión de la primera salida del misterio. La coraza, el casco al estilo “Juanmanuelino” y la lanza del centurión romano son del taller de Jesús Domínguez realizadas en el año 2005.La parihuela se debe a la autoría de D. Manuel Caballero Farfán, realizada con madera de pino de Flandes barnizadas y cuenta con 9 trabajaderas. Sus medidas son 4,82m de largo, por 2,28m. de ancho y 1,59m. de alto a lo que hay que sumarle la altura del canasto que son 68cm.

Las andas se estrenaron en la Semana Santa del año 2005, continuando con los trabajos de talla del paso, por parte de D. Pedro Manuel Benítez Carrión, realizado en madera de cedro, que concluyen para el Sábado de Pasión de 2008. En el año 2009 comienzan los trabajos por parte del artista dorador saliendo a la calle ese Sábado de Pasión con las cartelas y los candelabros de guardabrisas dorados. En el año 2010, se estrena el dorado del conjunto en su totalidad, trabajos que realiza el dorador D. Emilio López Olmedo que ya había trabajado anteriormente para la Hermandad, concretamente en el dorado de los anteriores candelabros de guardabrisas del paso del Señor.

El diseño y talla del paso, obra de D. Pedro Manuel Benítez Carrión, es de estilo neobarroco, con hojarasca y una moldura sobresaliente que recorre el respiradero. Esta moldura enmarca las cuatro cartelas que se disponen en la zona central de cada respiradero, todas ellas policromadas y estofadas, siendo obra de D. Pedro Manuel Benítez Carrión y D. Manuel Isorna. En la frontal queda representado el escudo de la Hermandad realizado por D. Pedro Manuel Benítez Carrión, y las otras tres cartelas realizadas por D. Manuel Isorna, representando en la parte trasera la imagen mariana del Inmaculado Corazón de María, titular de la vecina Hermandad de Gloria y lugar al que la Hermandad realiza la Estación de Penitencia en la tarde-noche del Sábado de Pasión. En el respiradero izquierdo encontramos la imagen de la Virgen de los Reyes, patrona de la Archidiócesis de Sevilla, significando la pertenencia del barrio de Torreblanca a la ciudad de Sevilla, y al otro lado la imagen de Santa Ángela de la Cruz, por la cercanía con la Hermandad y su labor de Caridad desarrollada en el barrio, todas ellas estofadas y policromadas. En los respiraderos apreciamos dos ángeles querubines y ornamentación floral también policromados y estofados. Todas estas piezas tienen como autor a D. Ventura Gómez Rodríguez.

Por encima del respiradero, se encuentra una moldura calada de la que parten de sus cuatro esquinas las maniguetas del paso, las cuales fueron barnizadas por el maestro charolista, nuestro hermano D. Francisco Gijón Romero.

La canastilla presenta una línea ondulante con una gran hoja de hojarasca, estando en perfecta conjunción con la talla de los respiraderos. Se aprecia un juego de pequeñas hojas de acanto, que producen un gran efecto en las formas del canasto. En los respiraderos se encuentran dos querubines policromados y estofados, a semejanza con los que se encuentran en ellos.

Así mismo, se disponen ocho cartelas policromadas y estofadas que se enmarcan en un óvalo horizontal, obras de D. Juan Antonio Blanco Ramos y que representan ocho momentos de la Pasión de Nuestro Señor Jesucristo. En el frontal se representa la escena del propio misterio. Las esquinas delanteras recogen la flagelación y el Ece-Homo. A cada lado se representa a Jesús Nazareno y a Cristo Vivo. En las esquinas traseras, Cristo Muerto y la escena de la Piedad. Por último, en la cartela central trasera, se recoge a Cristo Resucitado.

Sobre cada cartela se sitúan ángeles pasionistas que parecen salir de la base de los candelabros y quedan suspendidos en el aire. En cada esquina del paso, en la base de los cuatro candelabros, se disponen los que portan atributos de la Pasión de Cristo, estableciendo una conexión con la cartela que queda bajo cada uno. De esta forma, en las esquinas delanteras vemos un látigo y una corona de espinas. En las traseras, el martillo y el pañuelo para las lágrimas de la Piedad. Los ángeles de la zona central portan entre sus manos una banda donde se leen las inscripciones Fe, Caridad, Amor y Hermandad.

El paso se ilumina con cuatro candelabros de guardabrisas de nueve luces como ya hemos mencionado y dos candelabros de siete luces que ocupan la zona central. Por la parte interna de los candelabros descansan ángeles sedentes, obra de D. Ventura Gómez Rodríguez. En el costero derecho se aprecia el trono de Poncio Pilatos, realizado en 2009 por D. Pedro Manuel Benítez Carrión, ejecutado en madera de cedro con acabado caoba y remate de águila laureada en dorado. Al otro lado del paso, sobre le costero izquierdo se sitúa el pebetero donde se quema incienso. Inicialmente se dispuso uno de metal de forja hasta que en el año 2015 se estrena uno de orfebrería plateado donado por Orfebrería Andaluza.

Al juego de candelabros hay unirles cuatro macetillas doradas, estrenadas en el año 2009, situadas entre los candelabros. Los faldones del paso en terciopelo morado fueron regalo de la Agrupación Apoyo Logístico nº21 (A.A.LOG 21); confeccionados por el taller de García Po en el año 2005 y que posteriormente enriquece con broches de cordoncillos.

La composición del paso se completa con el pórtico encargado de representar la puerta de entrada al palacio romano, pero finalmente se desecho está idea colocando dos columnas de estilo Jónico, con capitel adornado con volutas, realizadas en carpintería por Enrique Dópido Bonilla, rematando el fuste con la técnica del marmoleado por D. Juan Miguel González Heredia, apreciándose en cada una de ellas antorchas con luz artificial y medallones alusivos al momento histórico. Estas columnas fueron donadas por una Hermana. Posteriormente en el año 2015, estas fueron sustituidas por otras dos columnas de menor altura realizadas por D. Pedro Manuel Benítez Carrión, rematadas con dos floreros adornados con flores de la época. Como consecuencia de estos cambios la imagen del sacerdote judío en el 2010 fue desplazada hasta su ubicación actual en la trasera del paso, ya que, hasta esa fecha se situaba entre las columnas.

En el frontal del paso podemos ver un ostensorio donado por las Hermandades de Vísperas con motivo del Vía Crucis de Cuaresma organizado por el Consejo de Cofradías de Sevilla que presidió Nuestro Padre Jesús Cautivo ante Pilato en el año 2018, realizado en metal sobredorado que cobija la reliquia de Santa María Purísima de la Cruz, de la cual es depositaria la Hermandad desde el año 2019 con su correspondiente autentica.

El llamador de fundición en metal dorado del año 2005 con forma de “S” sobre el que se disponen dos ángeles que sujetan un relicario que porta la Sagrada Forma “JHS” fué obra de Orfebrería Antonio Santos, donado por tres hermanos, y que en principio se concibió dorado pero que Orfebrería Andaluza platea en el año 2015.